Mi historia

IMG_3819

Mi nombre es Eleonor Solano aka Nonona, desde muy pequeña me enseñaron a tener mucha imaginación e intentar sonreírle a la vida constantemente.

Soy una fanática de la vida y de la muerte, mi mayor tesoro es un libro de poesía Iberoamericana que tomé discretamente de la estantería de mi abuelo. Ese pequeño gran tesoro me abrió los ojos al mundo de los nocturnos y la literatura existencialista desde entonces no he podido parar de tener sueños y pesadillas que me gusta plasmar en relatos cortos.

Hace tiempo comencé a escribir cuentos infantiles y juveniles intento llenarlos de realidades y metáforas, elementos que más aprecio en la literatura del siglo XX.

Soy soñadora incansable, me gusta inventar cosas y ser emprendedora. Me encanta tener mil ideas y mirar todo con ojos pequeños.

Mis padres y mi hermano me enseñaron que todo en la vida va y viene y que es cuestión de perspectiva etiquetarlo como bueno y malo. He tenido experiencias geniales y fatales, la vida es así o ¿no?

Siempre intento aprender cosas nuevas, tener retos personales y profesionales.

Ahora mismo vivo en Barcelona con mi compañero de aventuras y tres perros enanos que me hacen la vida “posible”. Soy contemplativa pero resolutiva, odio los chats y prefiero los mails, las cartas y las llamadas por teléfono largas.

Intento conservar a mi gente conmigo a pesar de la distancia, la tecnología ayuda mucho pero a veces nos pone obstáculos.

A pesar de dedicarme recientemente a las redes sociales y el marketing digital creo que son el fracaso número uno en las relaciones personales de calidad. Seamos honestos… ¿Dónde quedó el contacto visual, los cafés eternos y las confesiones entre cómplices?

Me gusta descubrir cosas cada día y asombrarme con ellas. Creo que tengo memoria de pez y soy despistada con las películas, los grupos musicales y el nombre de las canciones pero soy hábil recordando las caras, los caminos y los detalles como si fueran pequeñas fotografías mentales.

Soy orgullosamente mexicana, una eterna enamorada de mi país, su folclore y sus tradiciones.

¿Por qué escribo? porque es la mejor forma de expresar lo que soy y las cosas que me comen el coco día a día y lo disfruto desde la primera letra hasta el punto final.

Así soy, ¿quién soy? Aún no tengo la respuesta, pienso que soy inacabable y el día que se cierre mi círculo será cuando se me acaben las ideas y los sueños.

Nonona

Anuncios